• Cabezón de Liébana

    Pared lateral del Ayuntamiento

    Mohamed L'Ghacham

    Mohamed L’Ghacham es un pintor y muralista de Mataró, nacido en Tánger. Siempre interesado por las artes plásticas, descubre en el instituto el mundo del grafiti y, años más tarde, se ve atraído por pintores y lenguajes más clásicos. Su obra es principalmente figurativa, de carácter realista con toques impresionistas. Crea escenas a partir de la vida cotidiana que le rodea bajo la perspectiva del imaginario visual de la fotografía de finales del siglo XX, porque cree en la idea de plasmar lo que vive o aquello con lo que se identifica. Sus trabajos combinan aspectos de la pintura y las técnicas clásicas con el muralismo más contemporáneo
  • Camaleño

    Casa en Mogrovejo

    Jafet Blanch


    El arte de Jafet Blanch muestra implícitamente lo oculto, lo que normalmente se resiste a la mirada superficial. Su pintura de colores vibrantes destaca sobre la atmósfera íntima que consigue reproducir partiendo del método clásico de pintura al óleo del siglo XIX. Sus antecedentes como artista callejero se suman y se revelan en un estilo peculiar que se encuentra entre el realismo fantástico y la pintura narrativa.

    Blanch se dirige a la audiencia con un juego de dobles sentidos y busca con cada pieza, de forma elocuente, hacer al espectador partícipe de su imaginario. Sin embargo, con su estilo poco convencional, consigue un impacto visual y dramático. La vivaz trayectoria de este artista barcelonés, ha conseguido captar la atención de galerías internacionales, colecciones privadas y medios destacados.
  • Castro Urdiales

    Centro de Salud Cotolino II

    Eltono


    El artista francés Eltono (1975) utiliza el espacio público como soporte, estudio y fuente de inspiración. Su sensibilidad hacia lo que ocurre a su alrededor y su conocimiento de la naturaleza de la calle —sus caprichos y su carácter imprevisible— son sus principales herramientas en el momento de generar obras.

    Ha intervenido en las calles de más de noventa ciudades y enseñado su trabajo en museos y galerías de renombre como la Tate Modern y la Somerset House en Londres, la Fundación Miró en Barcelona o el Artium en Vitoria.

    A partir de 1999, Eltono ha estado pintando formas geométricas abstractas por la calle, de una manera respetuosa, integrada, adaptándose al soporte y dejándose influir por los elementos que encuentra alrededor.
  • Peñarrubia

    Fachada del Albergue de Cicera

    Roc BlackBlock


    Roc Blackblock comenzó a pintar grafitis en 1999 y desde el primer momento convirtió esta vía de expresión en su herramienta de reivindicación del espacio público, en un medio de expresión colectiva, haciendo suya la frase de “las paredes hablan”. Su muralismo está estrechamente ligado a los movimientos sociales, a nuevas formas de entender la ciudad y la participación ciudadana. Su obra, además de ser un vehículo de comunicación colectiva, es también un proceso introspectivo, experimental y de actitud esteticista.

    Sus trabajos recientes tienden a rebuscar en el margen, en la nostalgia. Son una reflexión sobre el tiempo y la existencia, sobre lo efímero y lo perecedero. Impregnadas de memoria, sus creaciones son arte como forma de compromiso social.

    “Recordar el pasado para entender el presente”.
  • Pesaguero

    Muro en la carretera al puerto de Piedrasluengas.

    Uriginal 


    Acrílico en tardes rosadas,
    rosada piel de verano
    y rojas pieles que mancho.
    Camino y sendero,
    sed de estímulo y de armonía,
    ando en la noche fría
    dejando de color regueros.
    Spray que guardo en cajones,
    adormidera en mis campos
    y azul sombrío que ocupa
    con gran ansia mi regazo.
    ¿Qué sería de mí sin vértigo?
    ¿Qué sería de mí sin nervio?
    Solo contestaría si
    alguna vez lo supiese.
    Y con alegría,
    loco torno por la Luna
    más por las nubes y las luces,
    que ellas con picardía me clavan
    muy graciosas sus astillas.
    Ahora ando revuelto
    por el que clavó la pintura,
    porque él nunca la ha quitado
    del bote donde anida.
  • Potes

    Polideportivo Municipal

    Suso33


    Suso33 es un artista transdisciplinar con una trayectoria continuada de más de 30 años, desde sus comienzos como escritor de grafiti hasta sus últimas piezas de videocreación. Precursor del grafiti iconográfico y de la experimentación con esta disciplina, pionero de lo que hoy se denomina arte urbano, es actualmente conocido a nivel internacional por sus proyectos de Pintura Escénica en Acción, en los que fusiona la performance, las artes escénicas y la investigación pictórica (con técnicas tradicionales y digitales).

    Al mismo tiempo, ha desarrollado una serie de piezas videográficas, algunas concebidas como vídeos musicales, con un estilo propio de dibujo en movimiento, y ha realizado innumerables colaboraciones con el mundo de la escenografía, la fotografía, la danza, entre otros.
  • Santander

    Ascensor de la calle Castilla

    Sixe Paredes


    Empezó en el mundo del grafiti a finales de los años 80 y su trayectoria artística ha ido evolucionando y transformándose hasta la actualidad. En su búsqueda investigativa por ir más allá, comienza a experimentar a mitad de los años 90 con otros formatos artísticos, como la pintura, la escultura y la instalación.

    Su universo abstracto, dotado de color, formas y simbologías, muestra una estética muy personal que lo hace rápidamente reconocible, conformando su original y singular identidad. En sus trabajos desarrolla una conceptualización apoyada en una paleta de colores muy diversa e intensa, con un complejo simbolismo y un minucioso dominio de las formas geométricas, incluyendo, en ocasiones, una criptografía numérica que, a modo de lo que él mismo llama “circuitos”, hace “conectar” al espectador con otra realidad más profunda.
  • Torrelavega

    Pared junto al Archivo Municipal Hemeroteca

    Nuria Mora


    Nuria Mora transforma su torrente vital en belleza neta, en una materia pura que se ofrece fresca y humeante: trazos rotundos y formas vegetales que arañan las capas de humanidad como en un ejercicio de electricidad arqueológica. Lo que nos llama a asomarnos a ese muro en verde menta y malva ácido donde lianas de spray alumbran criaturas de tinta, cuando rozamos con los dedos sus celosías de lápices de colores o tratamos de entender las líneas de sus alfombras al tiempo que las pisamos y somos parte de ellas, no es sino, asistir a la belleza del hombre mismo.

    Desde la delicadeza más absoluta hace conciertos en formas vegetales y orgánicas, encontrando -que no buscando- la feminidad cósmica de una naturaleza caprichosa y absoluta que a todos envuelve. Las manos de Nuria nos han llevado a todos por una nueva memoria de detonaciones atómicas que no son, sino, las nuestras propias.

    Carlos Risco
  • Val de San Vicente

    Pared del Albergue Municipal de Serdio

    Btoy


    El paso del tiempo es fundamental para el trabajo de esta artista urbana de Barcelona. Las mujeres, muy presentes en la obra de Andrea Michaelsson Btoy, nos miran a los ojos, al igual que las actrices principales de una película, pero desde el cambiante estado de una pared.

    Su trayectoria como artista ha ido creciendo paralelamente a la evolución de Miscelánea, espacio artístico multidisciplinar. Desde su inauguración en 2005, Btoy ha realizado diversas exposiciones y otras actividades dentro de la programación del espacio.

    El pasado año participó en el Cans Festival en Londres, organizado por Banksy. También ha expuesto en galerías de Los Ángeles, Londres, México, Barcelona y Bruselas.

    “Anjana, hada de la mitología cántabra, protectora de los peregrinos en su camino.”
  • Vega de Liébana

    Muro en la carretera de León, en Bores.

    Kenor


    Kenor, ligado estructuralmente al espacio urbano, sigue trabajando en este medio no como una tendencia que utilice a modo de escaparate para darse a conocer, sino como una exigencia personal, casi obsesiva, de interactuar con el espacio, con los transeúntes y consigo mismo a fin de alcanzar una sensación de libertad creativa.

    Abunda en su obra la desfragmentación de las líneas en trozos de color. En algunos casos, parece como si el contorno de las líneas implosionara y, en otros, como si salpicaduras externas contagiasen la escena, consiguiendo en ambos casos transmitir una sensación de movimiento.

    Su proceso creativo comienza usualmente con la elección de una canción y su interpretación, en la que cada beat parece corresponderse con un gesto, con un color, a fin de incitar al espectador a “sentirse parte de un fragmento sonoro”.